No tenemos dos ojos para ver doble, sino para ver con perspectiva – Ricardo Ros

May 29th, 2019

Durante años, las escuelas de negocio, las facultades de ingeniería, las revistas y libros especializados en la dirección de empresas, ha hecho hincapié en que el aspecto más difícil del trabajo empresarial es la toma de decisiones y, por lo tanto, han tratado de analizar paso a paso este proceso.

Así, el control, la planificación, el análisis y la toma de decisiones, han sido elementos imprescindibles de cualquier director de empresa.

Un directivo cobra más salario que un obrero porque tiene que tomar decisiones mucho más difíciles.

Este modelo se ha trasladado a la mentalidad de la mayor parte de las personas que, en su vida personal, familiar y profesional, han tratado de calcar ese mismo enfoque: todo tiene que estar controlado antes de tomar una decisión.

Sin embargo, desde mi punto de vista, el uso de la inteligencia no está basado en la toma de decisiones, sino en la búsqueda de opciones. Tomar decisiones es lo más fácil del mundo. Lo difícil es encontrar caminos diferentes, rutas alternativas.

Cuando abrieron una tienda de una gran cadena de ópticas justo al lado de su pequeña óptica, a mi amigo Alberto casi se le cae el alma a los pies. Alberto llevaba vendiendo gafas desde hacía veinte años, sin competencia cercana, y pensó que tendría que cerrar, que no podría aguantar la presión del elefante que se le había sentado pared con pared.

Su tienda tenía 60 metros cuadrados, mientras que la cadena de ópticas tenía una superficie de 500 metros cuadrados. Él tenía dos dependientas, mientras que sus nuevos vecinos tenían 15 empleados. Pensó en cerrar.

Realmente la decisión era difícil, porque era decirle adiós a muchos años de esfuerzo. Me encontré a Alberto por la calle y me contó su “desgracia”. Le dije que cerrar era una buena alternativa. Pero le pregunté cuáles eran las demás alternativas.

“Sólo hay dos, me dijo: hundirme poco a poco o cerrar a tiempo antes de perder más dinero”—No te pregunto eso, que es evidente —le dije— lo que te pregunto es cuáles son las alternativas de no cerrar. Piénsalo bien y actúa en consecuencia.

Se quedó con los ojos en blanco. Seis meses más tarde me llamó por teléfono y me dijo que su negocio iba viento en popa, que tenía cinco empleados y que había cuadruplicado su beneficio.

Alberto había buscado alternativas y había enfocado su negocio, primero con gafas muy baratas, que casi le arruinan, y posteriormente hacia la venta de gafas de diseño muy caras, ya que sus vecinos se dedicaban al negocio tradicional de la óptica.

Además, muchas personas que eran atraídas por la publicidad de la cadena de ópticas entraban finalmente en su tienda, con unos escaparates muy atractivos decorados con una línea vanguardista, en sintonía con sus gafas rompedoras.

Mi amigo Alberto tomó la mejor decisión porque buscó alternativas. No tenemos dos ojos para ver doble, sino para ver en perspectiva.

Fuente: PNL Net



Libros. You can leave a response, or trackback from your own site.



Leave a Reply

Comment moderation is enabled. Your comment may take some time to appear.

Carpal Tunnel Syndrome - Christmas Gift Best Deals - Ebook Reader Best Deals - Best Project Management Books