Ser es más importante que hacer – Andrés G. Panasiuk

October 12th, 2016

En la economía de mercado actual, los problemas económicos no son la excepción, sino más bien la regla. Sin embargo, con tristeza he notado que las soluciones que ofrecen los expertos, muchas veces son simplistas, interesadas y superficiales.

Muchas veces, cuando las familias tienen problemas financieros, vienen y me dicen: «Andrés, no nos alcanza el dinero para vivir». Un consejero financiero cualquiera les diría: «Ustedes están gastando demasiado. Si no les alcanza el dinero, tienen dos opciones: reducir la cantidad de gastos, o aumentar la cantidad de ingresos».

Ese no es un mal consejo… Sin embargo, lamentablemente, no refleja la realidad de que los problemas financieros en sí, no son «problemas», son, a decir verdad, la consecuencia de otros problemas, generalmente más profundos.

Aunque parezca ilógico, la solución al «problema» no es que tengan que reducir los gastos, aumentar las entradas o consolidar sus deudas. Muchas veces, haciendo eso, no se resuelve nada. Los problemas económicos derivan de nuestro comportamiento, y por lo tanto tienen raíces en nuestros principios, en las cosas que valoramos y en la forma en que nosotros encaramos la vida.

El doctor Larry Burkett, co-fundador de Conceptos Financieros siempre dijo que «la forma en la que manejamos nuestro dinero es una expresión externa de una condición espiritual interna». Y yo estoy totalmente de acuerdo.

Tome el ejemplo de las dietas: matarnos de hambre para bajar dos o tres kilos en una semana, no sirve de mucho. Lo más probable es que volvamos a ganarlos nuevamente un par de semanas más tarde.

Entonces, para bajar esos kilitos extras de una vez y para siempre, hace falta un cambio más profundo: necesitamos comenzar a ver la comida y a vernos a nosotros mismos en forma diferente. Entonces, vamos a poder disciplinarnos, hacer ejercicios regularmente y establecer una nueva relación entre nosotros y los alimentos. Sólo entonces, nuestro cuerpo reaccionará positivamente al cambio y bajaremos de peso, para nunca más volver a ganarlo. La razón primordial del éxito, no será haber hecho una dieta; será el controlar nuestro peso porque hemos producido un cambio interno en nuestra forma de vida.

El resultado, por sobre todas las cosas, se debe primero a un cambio filosófico interior y luego a un cambio de comportamiento externo, que nos llevó a lograr la meta que teníamos por delante.

Así como es en vano tratar de manejar un automóvil sin motor o tratar de cabalgar un caballo muerto, uno debe dejar de creer que los cambios superficiales y cosméticos nos ayudarán a realizar verdaderos y permanentes avances en el ámbito de la prosperidad.Por lo tanto, podríamos concluir que si usted quiere salir de sus «problemas financieros» necesitará cambiar de adentro hacia fuera. Primero, un cambio filosófico interior, y luego un cambio de comportamiento externo. Primero, el «ser», luego, el «hacer».

Por ejemplo:

1) Usted necesita darse cuenta de que hoy abrió los ojos a un nuevo día, por la gracia de Dios. Él es el Dueño de todo lo que uno tiene –la vida, los hijos, el negocio, la cuenta de banco. Transfiérale a Él su negocio. Cuidado: es fácil decirlo, pero no es fácil vivirlo.

2) Usted debe empezar a verse a sí mismo como un administrador y no como el dueño de sus cosas. Debe empezar a tomar decisiones económicas con la «cabeza fría» del administrador y no con el «corazón» del dueño.

3) Debe establecer ciertos valores y principios como «marco de referencia» dentro del cual hacer negocios y debe comprometerse a muerte a obedecerlos, y

4) Debe ordenarse y adoptar un criterio sólido al momento de tomar decisiones económicas (con paciencia, perseverancia, honestidad, excelencia y confiabilidad).

Fuente: Lider Latino



Libros. You can leave a response, or trackback from your own site.



Leave a Reply

Comment moderation is enabled. Your comment may take some time to appear.

Carpal Tunnel Syndrome - Christmas Gift Best Deals - Ebook Reader Best Deals - Best Project Management Books